ReInVentaRse!

 

Guía breve para la reinvención profesional: 20 ideas para mejorar tu carrera

Reinventarse profesionalmente no es ‘hacer cursos’, es cambiar el estilo de vida, aprender competencias transversales y especializarse.

¿Cómo podemos reinventarnos profesionalmente? Al parecer, Oscar Wilde afirmó que cuando era joven pensaba que el dinero era lo más importante en la vida y que cuando fue viejo supo que era verdad. Hacer confluir lo que se sabe hacer y lo que se quiere hacer en una actividad laboral que permita obtener ingresos suficientes para el estilo de vida elegido es el mito de la reinvención profesional. Actualmente, mejorar la carrera implica seguir las tres grandes estrategias de desarrollo:

Empleo 2.0 La búsqueda de trabajo y oportunidades profesionales también con apoyo en la Web 2.0 y en las redes sociales.
Emprendedores El emprendimiento considerado como una actitud que considera un continuo el trabajo por cuenta ajena y el trabajo por cuenta propia. Se trata de superar viejas etiquetas para pasar de empleado a emprendedor, de trabajador a profesional.
3  Productividad personal y profesional. Me gusta definir la productividad como la eficiencia para alcanzar el estilo de vida que queremos. No se trata de trabajar más sino de trabajar mejor para dedicar el tiempo a lo que realmente quieres.

La Guía para la Reinvención incluye 20 ideas para planificar tu futuro profesional a medio plazo siguiendo estas tres estrategias.

#Reinvenciona: Guía breve para la reinvención profesional

1 Supervivencia. “Si no estás ocupado naciendo, estás ocupado muriendo.” 

Alicia miró alrededor suyo con gran sorpresa
-Pero, ¿cómo? ¡Si parece que hemos estado bajo este árbol todo el tiempo! ¡Todo está igual que antes!
-¡Pues claro que si! –convino la Reina-. Y, ¿cómo iba a estar si no?
-En mi país –dijo Alicia, que todavía jadeaba un poco al hablar-, cuando se corre durante algún tiempo en una determinada dirección se suele llegar a alguna parte.
-Tu país debe ser algo lento –comentó la Reina-. Aquí tienes que correr a toda velocidad para poder permanecer en el mismo lugar, y si quieres desplazarte a otro… ¡entonces debes correr el doble de deprisa!
(Lewis Carrol, Alicia a través del espejo)

La frase de Bob Dylan y la estresante vida en El País de las Maravillas están en consonancia con otra idea que escuché de @digitalmeteo en un evento en el que coincidimos: sobrevivir es el nuevo triunfar. En el contexto actual hay que correr simplemente para lograr permanecer en el sitio: si no avanzas, retrocedes. Y hay que elegir lugares concretos para no dispersar las energías. La iniciativa y la proactividad ya no son condiciones suficientes para avanzar, no son condiciones suficientes para la reinvención profesional, pero son necesarias.

2 Networking. Si quieres consejos diferentes, pídelos a personas diferentes

Muchos de tus amigos y contactos sólo te han conocido haciendo una cosa, la que estás haciendo ahora, la que ‘siempre’ les has dicho que haces, la que siempre te han visto hacer, la que esperan que hagas. Deja de pedir consejo sobre tu vida profesional a los que no te imaginan haciendo otra cosa.

Busca otras opiniones y perspectivas diferentes. Pide asesoramiento y apoyo a aquellos profesionales que ya son lo que tú quieres ser, síguelos e interacciona con ellos en las redes sociales, aprende de sus blogs y websites, participa en las actividades de formación que organicen y úsalos como referentes en tu transición profesional.

3 Reorientación. La reinvención de las personas requiere la reinvención de los orientadores

Si has decidido contar con el apoyo de un orientador, coach u otro profesional del asesoramiento para el desarrollo de la carrera o del proyecto emprendedor, asegúrate de que esté conectado con profesionales y empresas de los sectores y ocupaciones que te interesan y de que te ayuda a perseguir y alcanzar objetivos concretos y evaluables sesión a sesión.

Si un asesor utiliza términos ininteligibles y no es capaz de ponerte ejemplos de casos concretos, lo más probable es que te esté vendiendo la moto.

4 Propósito. Si no persigues un objetivo claro no te estás ‘reinventando’, solo estás deambulando

En un artículo del blog de Juanjo @eraser encontré esta reflexión de Hegel: “El pueblo es aquella parte del Estado que no sabe lo que quiere”.

La falta de conciencia, de claridad o determinación sobre lo que se quiere conseguir suelen generar falta de iniciativa y dependencia de aquellas otras personas que si determinaron su propósito. Desde esta perspectiva, ¿un empleado por cuenta ajena podría ser un potencial emprendedor que ‘aún’ no sabe lo que quiere? 😉

No hay nada de malo en trabajar por cuenta ajena para una sola empresa, pero es compatible pensar en la posibilidad de ser un profesional que presta sus servicios a más de un cliente en mejores condiciones. Plantearse la diversificación de clientes como un propósito no limita la actividad actual, abre posibilidades y aporta independencia y mayor control de la vida profesional.

5 Intra-reinvención. Conviértete en un profesional nuevo dentro de tu empresa

Leí en el blog de Iciar Piera Iglesias, @Iciar_Piera, que “despido Interior” es un concepto acuñado en Alemania por primera vez en el año 1982 y que se define como la renuncia a poner empeño en el trabajo. Despido interior es otra de esas etiquetas que viene a describir y resaltar lo mal que se sienten muchos trabajadores dentro de sus empresas por lo mal que se organizan y les organizan.

¿Te has despedido a ti mismo en tu organización? Revisa estos 10 factores de ‘despido interior’ (El-Ghandouri Lotfi, 2007) para comprobar si tu motivación laboral está bajo mínimos.

1. Aparcas tus sueños
2. Te alejas de quien eres para cumplir con la imagen que otros desean de ti
3. No te comportas cómo querrías, no eres tú mismo, porque crees que esa actitud es mejor para afrontar una situación que te parece difícil de superar
4. Evitas dar tu verdadera opinión
5. Te desconectas de tus sentimientos
6. Minusvaloras tus propios esfuerzos
7. No disfrutas de los buenos momentos, satisfacciones o pequeños éxitos
8. Decides no aprender nada nuevo
9. Cierras los ojos y callas ante las injusticias y las malas prácticas
10. Aceptas que los demás se comporten contigo como tú no haces ni harías con otros

¿Como resetearte en estas condiciones? ¿Cómo iniciar tu reinvención dentro de tu empresa?

  1. Empieza conectando tus objetivos profesionales, conectando lo que te gustaría hacer con lo que estás haciendo ahora, aunque sea débilmente, solo para empezar. Pon en juego tus intereses entre tus obligaciones cotidianas.
  2. El segundo paso consiste en convertir tus tareas habituales en proyectos concretos para dar sentido a tu labor diaria. Encuentra el propósito en cada cosa que haces.
  3. El tercero, indagar otras alternativas profesionales: seguir buscando lo que quieres mientras haces lo que debes. Pero cuidado con idealizar el cambio: el agua que sabe mal en un vaso seguirá sabiendo mal en otro vaso.

Si quieres sentirte mejor en tu trabajo, cambia lo que haces antes de cambiar de empresa

6 Experimenta. Empieza algo nuevo

No esperes a saber qué quieres para actuar, actúa para saber qué quieres

El médico e ingeniero @manueldesco, al que tuve el placer de conocer y acompañar como profesor en el curso de la UIMP @Empleo2020 organizado por @medianet en Junio de este año, afirmó en su ponencia:

“Reinventarse es poder fracasar en muchas cosas.

El fracaso como fuente de aprendizaje es un lujo que hay que administrar con prudencia, las personas son muy diferentes en cuanto al margen de fracaso que pueden tolerar o aprovechar. Soy crítico con la tendencia a ensalzar la cultura del fracaso muy de moda en el campo de la formación para emprendedores, pero Manuel se refirió a la importancia de experimentar, de probar y de conocer alternativas

Iniciar una reinvención personal o profesional sin datos, sin vivencias suficientes, sin una toma de decisiones basada en suficientes alternativas, no es una reinvención, es unachapuza existencial.

Es un error intentar ‘descubrirse’ mediante la introspección, es un error aceptar la presunción de que la vida puede decidirse ‘pensando’ en lugar de haciendo. Decidir en abstracto en lugar de pisar  el terreno y planificar la carrera solo mediante la reflexión y el análisis implica menos esfuerzo y menos recursos, es más fácil, y por eso mucho menos efectivo.

Frente a ese sobreanálisis podemos embarcarnos en probar actividades nuevas, desempeñar funciones que nos interesan aunque sea sin obtener ingresos a corto plazo, conocer nuevos profesionales y consultar con especialistas y seleccionadores de personal. En palabras de Herminia Ibarra (2003), se tiende a reflexionar sobre el pasado y lo que hay que hacer es proyectarse en el futuro, dar pequeños pasos para ir formando ideas.

Un profesional de la orientación o el coaching puede ayudarte a decidir sobre tu trayectoria profesional pero no funcionará si el proceso no te permite experimentar.¡Empieza algo nuevo!

7 Proceso. La reinvención profesional no es una urgencia, es un camino

La reinvención de la urgencia es motivadora, pero también puede ser un problema.

  • Reinventar la carrera profesional es una obligación cuando has dejado o te “han hecho dejar” una empresa, un empleo o un sector en el que llevabas mucho tiempo funcionando. O cuando tu proyecto de negocio ha resultado infructuoso o desmotivador.
  • Deben también reinventarse aquellas personas que no encuentran empleo porque sus trayectorias profesionales son incoherentes o inadecuadas con los objetivos que pretenden alcanzar y con los puestos o funciones a los que intentan acceder. O porque simplemente no hay oferta suficiente en el ámbito geográfico en el que la buscan.
  • Y deben modificar sus carreras laborales aquellos profesionales que después de perseguir con sistematicidad y esfuerzo una meta específica durante muchos años, por ejemplo, la superación de unas oposiciones de larga duración y exigencia, o el acceso a un empleo de mucha mayor cualificación y estatus, han llegado a una vía muerta.

Cuando la reinvención no es una opción sino una obligación la motivación es mayor gracias a la sensación de urgencia. Pero la urgencia no debe guiar la planificación de la reinvención, solo debe impulsarla.

Date un margen, establece un periodo de transición para probar entre las diferentes alternativas y tu camino ‘de siempre’. No tienes que decidir ahora, de hecho, no tienes que decidir. Simplemente, sigue probando. La decisión llegará sola. Un cambio de carrera generalmente no implica cambiar muchas cosas, sola las importantes.

Resiste la tentación de cambiarlo todo y de cambiarlo ya.

En vacas gordas estamos tan a gustito que no nos preocupamos por mejorar; en vacas flacas solo tenemos tiempo para sobrevivir. Hay que superar este círculo que nos atrapa y nos hace vulnerables. Reinventarse no es cambiar tu carrera tras un problema o un gran evento vital, es cambiar la mirada unos minutos al día, de vez en cuando, para pensar en otras alternativas, en otras posibles vidas, es mantenerse abierto. Sin prisas, sin traumas, con naturalidad.

8 Apertura. Considera también lo que no te gusta, no te encierres en tus preferencias

¿Cómo sabes que algo no te interesa si no le dedicas el tiempo suficiente a experimentarlo? Da una oportunidad a lo que crees que no te gusta. Siempre tienes tiempo de rechazarlo.

9 Recontextualiza. Experimenta los mismos lugares de otra forma

Haz cosas diferentes en la ‘República independiente de tu casa’ o en la no tan independiente de tu empresa 😉

10 Autonocimiento. No esperes una chispa, piensa en llenar un embalse

Dijo Montaigne que el niño no es una botella que hay que llenar, sino un fuego que es preciso encender, pero la toma de conciencia y la reinvención constructiva suelen ser más una consecuencia de la experimentación cotidiana y ‘acumuladora’ que el producto de una chispa o un insight sobre el cambio que quieres acometer en tu vida, por muy romántica que sea esta última opción. Incluso una supuesta epifanía sobre nuestro futuro profesional debería ser verificada por los hechos y un autoconocimiento sosegado de quienes somos y de quien queremos ser.

En teoría, tras una larga y experimentada vida profesional se debería tener suficiente conciencia y conocimiento para saber qué te interesa y qué no, qué disfrutas haciendo y qué intentas evitar. Pero solo en teoría. Tal vez tendrás que darte un margen para probar cosas nuevas en los mismos contextos, para hacer las mismas cosas en contextos diferentes y para hacer lo mismo de siempre en los sitios de siempre y con las personas de siempre.

El objetivo es ser consciente, de verdad, y conseguir pistas de esos intereses sobre los que, tal vez, nunca habías pensado. Solo te dejaste llevar por la vida profesional.

11 Intereses. Haz más de lo te gusta hacer mientras haces lo que tienes que hacer.

“Lo que más placer nos da es lo que más contribuye a nuestra supervivencia.”

Esta reflexión de @somosprimates confirma que uno de los mayores errores profesionales es no intentar ganarnos la vida haciendo aquello con lo que disfrutamos. El esfuerzo que nos exigiría intentar trabajar en lo que queremos puede ser una excusa perfecta para resignarnos a trabajar en lo que no queremos. Por supuesto, no es fácil, pero ser conscientes de que lo usamos como excusa puede ser el principio del cambio.

12 Competencias. No pienses en títulos o en profesiones, piensa en habilidades y servicios

“¿Qué consejo le daría a profesionales de mercados no reconocidos en el país (politólogos, por ejemplo)? Aparte de emigrar, claro”.

Esta es la pregunta que me dirige en Twitter, Manuel Rodríguez, @manu_corleone, que hace un Erasmus en Italia. Supongo por eso el nombre de su cuenta 🙂 Mi respuesta en dos tuits:

  • Los ‘mercados’ no reconocen titulaciones, sino competencias. Convierte en servicios lo que sabes hacer y qué clientes podrían comprártelos.
  • Diseña o identifica proyectos concretos que puedan ayudarte a descubrir nuevas líneas profesionales y poder probarlas en actividades y contextos concretos.

Es más fácil estudiar que planificar la carrera

13 Concreta. Polivalencia es volar, especialización es aterrizar

Las competencias transversales o polivalentes nos permiten planear sobre la realidad profesional para tener la posiblidad de aterrizar mejor y en más sitios: ofimática avanzada, programación informática, idiomas, habilidades de networking, habilidades de productividad personal, ¡mecanografía!…

Polivalencia y especialización no son polos opuestos, son factores complementarios:

La polivalencia es la capacidad para especializarse rápido en muchos campos profesionales.

Y cuidado con las soluciones rápidas de ‘adquisición de competencias’. La formación, como fármaco genérico de amplio espectro administrada en píldoras de cursitis, no conlleva más ventajas que las que da el azar.

“Ingenio profesional es sustituir algo que no tienes por algo que te sobra, por ejemplo, morro.” @ristomejide

14 Idealizaciones. No “construyas tu sueño”, trabaja en la dirección que te interesa

La vida profesional tiende a idealizarse y a convertir en Quijotes a los trabajadores. Por ejemplo, frases como “si no construyes tu sueño alguien te contratará para construir el suyo” tienden a minusvalorar el trabajo por cuenta ajena y a ensalzar las alternativas por cuenta propia englobadas bajo la etiqueta del ‘emprendimiento’.

¿Pero y si mi ‘sueño’ es ayudar a conseguir el sueño de otros y evitar el estilo de vida que implica ser emprendedor? Como tuiteaba Andrés Pérez Ortega, @marcapersonal, “si hubiese tantos mensajes ‘haz lo que tienes que hacer’ como los del tipo ‘persigue tus sueños’ quizás estaríamos mejor. Pero eso no vende.”

La construcción de una carrera profesional satisfactoria tiene más que ver con la construcción de hábitos que con la forma en que obtenemos los ingresos.

15 Dedicación. La vocación no se espera, la vocación se construye

“El amor es una burda exageración de la diferencia entre una persona y las demás.”

Con esta idea de George Bernard Shaw quiero hacer notar que cualquier campo o actividad puede interesarnos si le dedicamos el tiempo y el cariño necesarios. Cuidado con sobrevalorar las supuestas vocaciones. No existe el amor verdadero o las medias naranjas, lo importante siempre es el zumo.

16 Movilidad. Si la vida que quieres no viene, mira a ver dónde se ha metido

6 de cada 10 españoles ‘se irían’ al extranjero para buscar empleo, según el Estudio Movilidad Laboral de Adecco e Infoempleo (Agosto 2012). La vida cambia cuando cambiamos de lugar. Es tan simple que asusta, es tan sencillo que merece la pena probarlo.

17 Tiempo. No gestiones el tiempo, gestiona lo que haces

Saramago dijo en una entrevista “he sido muy afortunado, si hubiera muerto a los 60 años no hubiera sido escritor”.

18 Cerrar. Deja de avanzar por una vía muerta

Dijo George Orwell que la forma más rápida de terminar una guerra es perdiéndola. Que te despidan de un trabajo o que tu pareja te deje no son las mejores formas de cerrar etapas, pero son las mejores cuando tú no eres capaz de hacerlo.

19 Oportunidades. La reinvención se esconde tras cada pequeño evento vital o profesional

Un pequeño cambio acaecido en la esfera personal o profesional puede suponer un impulso, una excusa o una oportunidad para experimentar algo diferente, para aprender nuevas habilidades o desarrollarlas; para conocer un campo o una actividad nuevas; para descubrir ámbitos de relaciones y networking.

“El cambio se produce a ráfagas. Aprovecha las oportunidades.”Herminia Ibarra, 2003

20 Insistencia. Trabaja en lo que puedas pero no dejes de buscar lo que quieres. Aunque sea un minuto al día

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s